Somos pobres

Dice hoy el profesor Argandoña en su magnífico blo (http://blog.iese.edu/antonioargandona/) que somos más pobres. Aprovechando mi confianza con el profesor, me permito copiar aqui parte de su post (pero recomiendo vivamente su lectura completa):
  1. Somos más pobres. El valor de nuestra riqueza inmobiliaria se ha reducido considerablemente. También el valor de nuestra riqueza financiera se ha recortado. Y el de nuestro capital humano, porque no seremos capaces de seguir aumentando nuestros ingresos laborales futures, aunque solo sea porque tenemos un 21% de nuestros trabajadores potenciales en paro, y no volverán  a encontrar empleo en el corto plazo. Y hemos destruido muchas empresas. Vaya, un verdadero terremoto con tsunami e incendio incluido.
  2. Hemos perdido nivel de vida. Desde la crisis, nuestro producto interior bruto ha caído y no ha vuelto a recuperarse al nivel en que estaba, digamos, en 2007.
  3. Hemos perdido capacidad de crecimiento. Si nuestro capital productivo (físico y humano) es menor, no podremos crecer como hasta ahora. Con suerte, conseguiremos una tasa de crecimiento del 1,5% o poco más, pero dentro de unos años.

Si, claramente, somos mucho más pobres. Debemos empezar a haceros a la idea de esto. Como país y como individuos, cada uno en su nivel, debemos salir del sueño de la prosperidad, no para desesperarnos, sino para decidirnos de una vez a trabajar juntos, codo con codo, para salir adelante. Dice JuanmaCruz en un comentario en este mismo blog que habrá que buscar la creación de empleo, pero de empleo sostenible, no del que se destruye con la misma facilidad con que se crea. Y tiene mucha razón. Crear empleo es sin duda una de las prioridades para salir de esta miseria, pero constryamos sobre bases sostenibles, no hipotequemos el futuro.

Necesitamos bases sólidas sobre las que asentar el crecimiento del futuro, la sociedad del futuro. Tras este tsunami del que habla Argandoña, está todo por reconstruir, pero si mantenemos una cultura de lo inmediato y del cortoplacismo, volveremos a la casilla de salida.  Por tanto, tratemos de achicar agua al tiempo que miramos al horizonte y recomponemos el rumbo. No es fácil. Pero el futuro no es una alternativa, es un imperativo. Ahora, más que nunca, sostenibilidad, innovación, empleo y responsabilidad.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s