SUMA y SIGUE: empleo y discapacidad

El pasado 16 y 17 de noviembre se celebró en Madrid la V Feria de Empleo Discapacidad con una afluencia superior a 8.000 visitantes y más de 70 entidades representadas, como Ranstad, Fundación ONCE, Adecco, CERMI, Fundación Universia, Fomento de Construcciones y Contratas y Repsol YPF, que tienen interés en la contratación de personas con discapacidad o que trabajan en el ámbito de la intermediación laboral.

Desde hace ya algunos años, hay en nuestro país ejemplos de empresas que están asumiendo con éxito el reto de la discapacidad. Sí, has leído bien: el reto es no sólo de las personas con discapacidad sino, sobre todo, de las empresas. Porque cualquiera que haya vivido en primera persona una experiencia de cambio en la cultura empresarial hacia la cultura inclusiva y abierta que exige la inserción, entendida en su sentido más amplio, sabe que es un gran reto para la empresa.

No son buenos tiempos para reclamar la atención sobre la discapacidad en el entorno laboral. Por eso es una excelente noticia que, aún no estando “el horno para bollos”, la V Feria de Empleo y Discapacidad haya registrado las mencionadas cifras de asistencia y de presencia de empresas. La calidad laboral, la igualdad y la no discriminación deben seguir presentes en nuestro horizonte y en nuestra particular Carta a los reyes Magos. Porque no podemos perder de vista que, dentro de este tsunami general del 21% de paro, hay colectivos que pueden estar sufriendo de manera especialmente cruenta las consecuencias de esta devastación, y que lo tendrán más difícil que el resto a la hora de salir adelante. Por eso el título de este post: SUMA capacidades diferentes y SIGUE trabajando con criterios de justicia, calidad laboral y equidad.

Somos pobres

Dice hoy el profesor Argandoña en su magnífico blo (http://blog.iese.edu/antonioargandona/) que somos más pobres. Aprovechando mi confianza con el profesor, me permito copiar aqui parte de su post (pero recomiendo vivamente su lectura completa):
  1. Somos más pobres. El valor de nuestra riqueza inmobiliaria se ha reducido considerablemente. También el valor de nuestra riqueza financiera se ha recortado. Y el de nuestro capital humano, porque no seremos capaces de seguir aumentando nuestros ingresos laborales futures, aunque solo sea porque tenemos un 21% de nuestros trabajadores potenciales en paro, y no volverán  a encontrar empleo en el corto plazo. Y hemos destruido muchas empresas. Vaya, un verdadero terremoto con tsunami e incendio incluido.
  2. Hemos perdido nivel de vida. Desde la crisis, nuestro producto interior bruto ha caído y no ha vuelto a recuperarse al nivel en que estaba, digamos, en 2007.
  3. Hemos perdido capacidad de crecimiento. Si nuestro capital productivo (físico y humano) es menor, no podremos crecer como hasta ahora. Con suerte, conseguiremos una tasa de crecimiento del 1,5% o poco más, pero dentro de unos años.

Si, claramente, somos mucho más pobres. Debemos empezar a haceros a la idea de esto. Como país y como individuos, cada uno en su nivel, debemos salir del sueño de la prosperidad, no para desesperarnos, sino para decidirnos de una vez a trabajar juntos, codo con codo, para salir adelante. Dice JuanmaCruz en un comentario en este mismo blog que habrá que buscar la creación de empleo, pero de empleo sostenible, no del que se destruye con la misma facilidad con que se crea. Y tiene mucha razón. Crear empleo es sin duda una de las prioridades para salir de esta miseria, pero constryamos sobre bases sostenibles, no hipotequemos el futuro.

Necesitamos bases sólidas sobre las que asentar el crecimiento del futuro, la sociedad del futuro. Tras este tsunami del que habla Argandoña, está todo por reconstruir, pero si mantenemos una cultura de lo inmediato y del cortoplacismo, volveremos a la casilla de salida.  Por tanto, tratemos de achicar agua al tiempo que miramos al horizonte y recomponemos el rumbo. No es fácil. Pero el futuro no es una alternativa, es un imperativo. Ahora, más que nunca, sostenibilidad, innovación, empleo y responsabilidad.

 

 

 

¿Son las empresas más innovadoras también las más sostenibles?

Ranking internacional de empresas innovadoras

Ranking internacional de empresas más sostenibles 

Campos de Castilla. Imagen cedida por Urdaci Comunicacion

El análisis del ranking de Business Week de 2010 de empresas más innovadoras muestra los siguientes resultados.

  1.  De las 25 empresas más innovadoras a nivel mundial,13 son de EE.UU, 4 de Japón ,2 de India y 2 de Alemania lo que también visibiliza la importancia creciente en innovación de las empresas asiáticas que colocan hasta 7 compañías en el Top 25.
  2. Por tipología de innovación, APPLE lidera la innovación de producto junto con HONDA, NINTENDO y RESEARCH IN MOTION, mientras que GOOGLE se mantiene en un lugar más discreto respecto de la innovación en la satisfacción al cliente a distancia de las líderes como WALT DISNEY, MACDONALDS o AMAZON. Empresas como WALMART o TOYOTA lideran la innovación de proceso y la empresa India RELIANCE INDUSTRIES la de modelo de negocio.
  3. En 2009 tres grupos españoles entran, por primera vez, en el listado de las cincuenta firmas más innovadoras elaborado por Business Week: TELEFÓNICA (28), IBERDROLA (39) y BANCO SANTANDER(42).

La aparición de las tres compañías es un hito y sitúa a España al nivel de Alemania, con tres firmas en el ranking de innovación (DAIMLER, BMW y VOLKSWAGEN) y Gran Bretaña (VODAFONE, VIRGIN y HSBC); y por delante de Italia (FIAT), y otros países del entorno que, como Francia, no tienen ninguna compañía en el ranking.

No obstante, sólo 21 empresas españolas, encabezadas por TELEFÓNICA, figuran en el ranking europeo de las 1.000 compañías que más invierten en investigación y desarrollo. Sin embargo, su contribución se limita únicamente al 1,1% de la inversión privada total en I+D de la UE, según la clasificación publicada en 2009 por la Comisión Europea. (Investment Scoreboard 2009.

4. MICROSOFT es la organización que más invierte en I+D con 5.580 millones de euros, -seguida de GENERAL MOTORS y PFIZER-, y en Europa NOKIA es la firma que más invierte con 5.280 millones de euros.

El análisis del ranking del Índice Dow Jones Sustainability muestra, por su parte, los siguientes hallazgos.

Las compañías que a nivel mundial están mejor posicionadas y valoradas de acuerdo a criterios de sostenibilidad, según el índice de Dow Jones Sustainability son TELEFÓNICA, NOKIA, AIR FRANCE-KLM, BMW, ROCHE, UNILEVER, PHILIPS ELECTRONICS, PEARSON y ENERGÍAS DE PORTUGAL que lideran el ranking de algunos de los 19 supersectores de los 57 sectores industriales identificados por SAM Sustaintability Investing.

El análisis cruzado en los rankings internacionales de innovación (Business Week) y responsabilidad social (Dow Jones Sustainability) muestra que la innovación no conduce a una mejor valoración en los rankings de RSE. Las empresas destacadas en innovación pertenecen a sectores de nuevas tecnologías, automoción, industria de ocio e imagen. Las empresas líderes en RSE pertenecen a sectores de telecomunicaciones o financiero. Por tanto, la dimensión sectorial en los rankings de innovación y RSE no necesariamente coinciden, aunque la tendencia debe ser hacia la convergencia, a pesar de que el proceso de maduración y su traslado a índices sea aún lento.

¿Crees que en el futuro la innovación será sostenible o no será?

Open Services Innovation. Los servicios: la próxima frontera de la innovación.

Henry Chesbrough, Director Ejecutivo del Center for Open Innovation de la Haas School of Business de California en Berkeley ha publicado su último libro “Open Services Innovation” (http://www.innovationmanagement.se/2011/01/27/open-services-innovation-by-henry-chesbrough/) dónde señala que ya es hora de traspasar los límites de la innovación centrada en el producto y aprovechar la innovación de los servicios como un nuevo enfoque para hacer negocios y superar  lo que él denomina la “trama de las commodities”. En efecto, el ciclo de los productos es cada vez más corto y está cada vez más limitado, de un lado, por el creciente flujo de información y conocimiento facilitado por la tecnología y, de otro, por la creciente demanda de los clientes de productos y servicios adaptados y hechos a medida para satisfacer mejor sus necesidades. Innovar en los servicios es el camino para escapar de esta trampa y constituye una solución para la necesidad de crecimiento y proporciona a las empresas una ventaja competitiva.

Vivimos en tiempos de gran incertidumbre económica por la vulnerabilidad de los países al poder de los mercados financieros.Las economías occidentales en Europa  están impulsando cambios en las políticas fiscales y en las reglas de contención del déficit público para buscar el crecimiento a escala macroeconómica y recuperar la confianza. Es cierto que Europa no camina unida (recientemente ya Reino Unido se ha autoexcluido para preservar su soberanía y los intereses financieros de la City) pero los países que se han sumado a la reformulación de la política económica en Europa con nuevos instrumentos y mecanismos de coordinación y de rescate pero también con cesiones importantes de soberanía buscan preservar el euro y avanzar en la sostenibilidad de la deuda como paso previo para recuperar la senda del crecimiento económico. Sin embargo este esfuerzo a nivel de país no es suficiente. Es necesario redescubrir el crecimiento a escala microeconómica, dentro de empresas en sectores específicos. Las políticas macroeconómicas ayudan a crear las condiciones para que se produzca el crecimiento pero son las empresas las que corren los riesgos, efectúan inversiones y recogen los resultados que causa la innovación.

Chesbrough propone que las empresas cambien la forma en la que enfocan la innovación y el crecimiento. Las empresas deben pensar en sus negocios desde la perspectiva del servicio para descubrir nuevas maneras de generar un crecimiento rentable y sostenible. Los servicios ya han sido el vehículo de crecimiento de las economías avanzadas. Ese es el caso de España y del resto de los países de la OCDE dónde los servicios constituyen el 60% del PIB. El crecimiento futuro  vendrá de la mano de los servicios.

Según Chesbrough existen cuatro ideas fundamentales para crear el marco apropiado para la innovación abierta en los servicios en las empresas: 1. Pensar en la empresa como una empresa de servicios lo que obligará a las empresas a cambiar la forma de organizarse y a optar por unidades dedicadas a los clientes que estén unidas a procesos de servidor estandarizados; 2.Los innovadores deben cocrear con los clientes que ya no son consumidores pasivos y deben implicarse en el proceso de innovación; 3.La innovación abierta acelera y profundiza la innovación en los servicios y debe permitir ayudar a convertir un negocio en una plataforma sobre la que otros construyan con una mayor participación de individuos y empresas en el mercado (incluidas las PYME); y 4.La innovación en los servicios transforma los modelos empresariales para adaptarse a nuevos canales de distribución y a los cambios en las cadenas de valor. La innovación en los servicios es una manera clara de hacer crecer un negocio para las empresas y enfrentar la “comoditización” de los productos.

El management empresarial muestra ejemplos de éxito en que la transformación de productos en plataformas que incorporan innovaciones internas y externas ha generado crecimiento y éxito en el mercado. Por ejemplo, APPLE cuando lanzó el Iphone no solo ha creado una conexión emocional con los clientes sino que se ha convertido en una plataforma en la que más de 100.000 personas y empresas han creado aplicaciones que funcionan con el Iphone y se han descargado más de 2000 millones de aplicaciones en todo el mundo. GENERAL ELECTRIC que es el líder mundial en la fabricación de  motores de avión no solo vende motores sino horas de vuelo, esto es, no solo coloca en el mercado productos sino plataformas de servicios ya que vende motores a un precio de varios miles de dólares por hora operativa y el cliente paga solo cuando el avión está volando y, además, la compañía ofrece servicios de mantenimiento, recambios y financiación con lo que logra economías de diversificación desarrollando el servicio de sus clientes y elaborando en ese proceso sofisticados algoritmos que predicen probables fuentes de fallos futuros en los motores. MTV se ha reinventado recientemente al superar una primera etapa de oferta de producto standarizado de emisión de videos musicales o de realización de reality shows y afrontar una nueva dimensión con la co-creación de contenidos con sus clientes de modo que los anunciantes ahora comparten riesgos y beneficios y son parte del contenido de la programación.

APPLE, GENERAL ELECTRIC y MTV son ejemplos de éxito de innovación abierta en los servicios (el producto se está convirtiendo simplemente en una manera de captar clientes que reciben posteriormente servicios conectados). En este modelo de innovación emergente la colaboración es crítica para construir plataformas y en el que ya no basta con atender las necesidades de los clientes de comprar productos. Los clientes también demandan los servicios que rodean a estos productos y quieren experiencias y no solo objetos. Esa innovación además de ser abierta está cada vez más globalizada y las empresas ya establecen sus departamentos de I+D en varios países no solo por el deseo de acceder a nuevos mercados sino también para aprovechar el talento local; se están creando productos y se ofrecen servicios nuevos en economías emergentes y se están exportando a economías más avanzadas en lo que ya se ha denominado la “innovación inversa”.

Volveremos a la innovación abierta en los servicios y a la innovación inversa en próximos posts porque es un camino nuevo a emprender para crecer y competir y necesario para  las empresas españolas y para la contribución de las actividades de servicios a la creación de empleos. ISEI EUROPE recomienda este link para seguir novedades sobre la innovación abierta y su aplicación práctica en las empresas: http://www.openinnovation.net/ 

¿Cómo está España en innovación? ¿Y en competitividad?

 

Innovación y competitividad son dos conceptos estrechamente relacionados.

El cielo sobre Bilbao. Imagen cedida por Urdaci Comunicación

El World Economic Forum define la competitividad como “el conjunto de las instituciones, políticas y factores que determinan el nivel de productividad de un país”. El nivel de productividad, a su vez, fija el nivel de prosperidad sostenible que puede conseguir una economía.

El Global Competitiviness Report del World Economic Forum basa la competitividad en múltiples factores que agrupa en 12 pilares. Los cuatro primeros pilares son instituciones, infraestructura, macroeconomía y salud y educación primaria. Los seis pilares siguientes son educación superior y formación, eficiencia del mercado de bienes, eficiencia del mercado laboral, desarrollo del mercado financiero, preparación tecnológica y tamaño del mercado. Finalmente los dos últimos pilares son sofisticación de los negocios e innovación.

 Ya ha sido publicado el último Global Competitiviness Index de 2011 y 2012 y España avanza (quién lo iba a predecir) del puesto 42 al 36 sobre un total de 142 países analizados. Este avance, con todo, viene apoyado por el hundimiento en el índice de algunos otros países. Los peores resultados de nuestro país están en la eficiencia del mercado laboral (puesto 119), macroeconomía (puesto 84), eficiencia del mercado de bienes (puesto 66) y desarrollo del mercado financiero (puesto 64). Los mejores resultados están en infraestructura (puesto 12) y tamaño del mercado (puesto 13). En Innovación tenemos una posición todavía retrasada (puesto 39). En cuanto a los factores más problemáticos para hacer negocios, el World Economic Forum destaca sobre un umbral de 30 como principales problemas el acceso al crédito o la financiación de las empresas (27) y las regulaciones laborales (18,3). Estos indicadores muestran, no obstante, que las reformas laborales difícilmente crean empleo y que España tiene un problema serio de acceso al crédito y de demanda y consumo para la supervivencia de sus empresas.

Por lo que se refiere a la innovación según los datos de European Innovation Scoreboard (EIS) España ostenta el puesto 20 del TOP 25 y está ubicada entre los países europeos moderadamente innovadores junto con Republica Checa, Estonia, Italia, Noruega y Eslovenia. España está en casi todos los indicadores por detrás de los países europeos líderes en Innovación (Suecia, Finlandia, Dinamarca, Alemania y Reino Unido). Probablemente, no por casualidad los países que más invierten en I+D registran mejores datos en crecimiento del PIB y mantienen unos registros de paro inferiores al 10%.

 En base a la información disponible, España en competitividad tiene que mejorar en la eficiencia del mercado laboral y en macroeconomía (el peso de la deuda y sus intereses es un importante lastre) pero también, en relación a la creación de empleos y mantenimiento de empresas y sobre todo en el acceso a la financiación de las empresas.

Por lo que se refiere a la innovación, España todavía tiene un importante camino por recorrer en gasto empresarial en I+D, en inversión pública en I+D, en reducir las asimetrías territoriales que penalizan a Comunidades como Canarias y Baleares, en aumentar el % de investigadores en las empresas y en incrementar la población ocupada en sectores tecnológicas.

España necesita urgentemente más y mejor innovación como palanca, también, de incrementar su competitividad.

¿Donde crees que están los polos de la innovación en España y que sectores pueden crecer con base a la innovación (y no solo tecnologica) para recuperar la senda del crecimiento económico?

Los cuatro fundamentos para desarrollar la innovación en la empresa

Viñedo. Imagen cedida por Urdaci Comunicacion

Las empresas no son árboles. No crecen siempre hacia arriba. En todo caso, resulta indiscutible que en ese crecimiento casi siempre importa la innovación como agente de cambio necesario en las empresas para sobrevivir, competir y crecer.

Es más: puede que una empresa acabe empujada al dilema: ¿Innovar o morir?. La innovación se ha convertido para muchas organizaciones no en una opción voluntaria sino en una necesidad. Esa tendencia se ha visualizado como el imperativo de la innovación.

El vínculo de la innovación con la competitividad algunos foros internacionales (World Economic Forum) la cifran en un 30% lo que puede esgrimirse tanto para un país (dimensión macroeconómica) como en relación a las ventas de una empresa muy probablemente ligado a su proceso de internacionalización (dimensión microeconómica). Todo dependerá del cómo una empresa innove, de su estrategia, de sus recursos y procesos, de la eficacia y eficiencia de la innovación, de la rentabilidad económica y social y, también, en último término de cómo influye la innovación en su beneficio económico y su aceptación social en la sociedad con un enfoque a largo plazo.

Como avanza un reciente estudio publicado por ISEi europe que lleva por título: Innovación y Responsabilidad Social: Tandem de la competitividad, los cuatro fundamentos para desarrollar la innovación en la empresa son:

1.Elaborar una estrategia de innovación;

2.Facilitar los recursos y desarrollar los procesos para innovar y hacerlo con base a la innovación abierta que se abre a multiples agentes en un escenario en el que el mundo entero es proveedor y potencial cliente al mismo tiempo (en otras palabras, organizarse para innovar);

3.Impulsar el aprendizaje multidireccional (innovación abierta) y

4. Vincular la innovación con resultados económicos y aceptación social especialmente en este último caso si se pretende que la innovación sea también sostenible.

En dicho estudio, se señala que no toda innovación es sostenible y que habrá que analizar el test de sostenibilidad de cada innovación caso por caso. Hay modelos de innovaciones emergentes como la innovación social o la innovación en la base de la pirámide que apuestan porque las empresas no solo creen valor hacia dentro (los accionistas e inversores) sino hacia fuera creado riqueza líquida para los distintos grupos de interés y satisfaciendo los retos sociales -cambio climatico, salud y bienestar, cohesión social, prosperidad global etc.-. Por el contrario, toda empresa que cuenta con una estrategia de sostenibilidad ya será, por ello, innovadora.

Para más información del estudio, pulsa aquí.

¿Crees que la innovación puede ser un antidoto para el desempleo?

¿Crean empleo las reformas laborales?

¿Por qué tenemos el doble paro en España frente a Europa?

El mercado laboral en España en 2011 es ineficiente. Y lo era también en los años más recientes. El reciente informe de World Economic Forum “The Global Competitiviness” 2011-2012 sitúa a España en el indicador de eficiencia del mercado laboral en la posición 119!!! (en relación a un total de 142 países). Esos niveles de ineficiente no siempre fueron así. Una de las respuestas se puede obtener porque el mercado laboral español es procíclico y cuenta con la fortaleza de crear mucho empleo en ciclos de expansión económica y la debilidad de destruir mucho empleo en ciclos de recesión económica.

Imagen cedida por Urdaci Comunicacion

En 2011, España es la primera en tasa de paro (21,52%) (2011 Tercer Trimestre). Somos los primeros en tasa de temporalidad (25%). Somos los primeros en economía sumergida (algunas fuentes no oficiales la estiman en torno a 2,5 millones de empleo y a un 21% del PIB). Tenemos un elevado y crónico paro estructural (hay 1,5 millones de demandantes de empleo durante más de 24 meses). Y además, el mercado laboral está tremendamente dualizado: antes la dualidad más visible era entre indefinidos y temporales, ahora la dualidad gira a una alternativa peor entre desempleados y trabajadores (sean o no precarios). La teoría del ajuste del mercado laboral en España reproduce también la dualidad entre “insiders” –trabajadores con alta protección laboral con contratos indefinidos y alta antigüedad- y “outsiders” o trabajadores a la intemperie –trabajadores desempleados o temporales que a vencimiento de sus contratos tienen todas las papeletas para llegar al paro-.

El mercado laboral en España no es sostenible: no crea empleo, al menos suficiente para compensar el auge de la población activa, genera paro, tiene un alto nivel de empleo no cualificado, tiene una presencia baja en conocimiento y tecnología, es dual y su funcionamiento es irracional porque es deudor de la ausencia de demanda (o reducción según sectores) y sobre todo del limitado acceso al crédito lo que está segando vidas laborales desde hace tres años.

En ese contexto, se está produciendo una “borrachera de reformas laborales” (llevamos además de la central de 2010 seis recientes en 2011 –políticas activas, negociación colectiva, seguridad social, contrato de aprendizaje, procedimiento de regulaciones de empleo y economía sumergida- pero no se trasladan al mercado de trabajo. ¿Por qué? Las razones como saben bien los laboralistas están en que las reformas no crean empleo y si la economía se para….

¿Crees que la situación actual del mercado laboral en España tiene una salida? ¿Se necesitan nuevas reformas laborales en 2012?

¿Cómo activar la formación para el empleo y la incorporación de los jóvenes al mercado laboral?

En fechas recientes, el Gobierno ha aprobado el Real Decreto Ley  de 26 de agosto de 2011 de medidas urgentes para la promoción del empleo de los jóvenes y el fomento de la estabilidad en el empleo. El mercado laboral en España continúa en caída libre. En octubre de 2011, el número de parados roza los cinco millones y alcanza la cifra de 4.978.300 personas sin empleo, tras aumentar el número de desempleados en 144.700 personas, situando la tasa de paro en e. 21,52% y es la tasa de paro según la encuesta de población activa (EPA) más elevada desde el cuarto trimestre de 1996 cuando alcanzó el 21,60% .

El desempleo juvenil en España alcanza cotas altísimas del 43% más del doble de la media comunitaria que  es  del 20% y muy alejado de países con los mejores umbrales de paro juvenil –Holanda (7%), Austria (7%), Alemania (8%)-. Los contratos formativos (que tienen como target los jóvenes) en España no paran de descender y han descendido desde un numero de 125.000 contratos anuales en 2002 a apenas 42.000 en datos anualizados de 2010. La reforma rompe la barrera de la edad (antes de 16 a 24 años) y lo abre –como excepción a la regla general- a jóvenes mayores de 25 menores de 30 hasta 31.12.2013 si carecen de cualificación profesional; además se amplía la duración que ahora puede ser máxima de 2 años y mínima de 1 año pero ampliable en 12 meses más si se cumplan algunos requisitos legales y vincula el contrato nuevo de aprendizaje a la realización de formación impartida por un centro formativo de la red a que se refiere la Disposición Adicional 5ª de la Ley Orgánica 5/2002, de 19 de junio.

El Descenso. Imagen cedida por Urdaci Comunicacion

La cualificación profesional adquirida será acreditable por lo que los jóvenes que reciban formación recibirán su certificado de profesionalidad. La nueva  normativa señala que el trabajo efectivo deberá ser compatible con el tiempo dedicado a actividades formativas pero no podrá ser superior al 75% por ciento de la jornada máxima prevista en el convenio colectivo o en su defecto a la jornada máxima legal (antes se fijaba un mínimo para el tiempo dedicado a formación que no podía ser inferior al 15%) y la retribución se fijara en proporción al tiempo trabajado aunque  no podrá ser inferior al SMI en proporción al tiempo trabajado (antes se garantizaba al menos durante el segundo año, el SMI al margen del tiempo dedicado a la formación). Además en empresas de menos de 250 trabajadores se regula una reducción del 100 por ciento de las cotizaciones sociales y si el número es superior a esa cifra la reducción será de solo el 75 por ciento aunque se vinculan las bonificaciones al incremento del empleo fijo en la empresa.

En resumen, los jóvenes podrán cobrar menos, trabajar menos, certificar su formación profesional (lo que es positivo para acreditar el incremento de su empleabilidad) y las empresas podrán financiar con cargo a las bonificaciones sus cotizaciones sociales por los nuevos empleos creados para los jóvenes.

La reforma va en la dirección adecuada aunque quizás es tímida y en todo caso llega tarde. Son mucho más avanzadas las estrategias y alternativas que ha elaborado elogos en su estudio titulado “Estrategias y alternativas de la formación profesional para el empleo y la incorporación de los jóvenes a la vida laboral”  que desagrega en 6 propuestas de acción en el ámbito educativo y 16 propuestas de acción en el ámbito laboral.  El estudio recoge también cuatro casos de éxito en políticas de inclusión laboral de jóvenes del Institut Bonanova de Barcelona, de la casa de oficios de Fuenlabrada, de la empres de de inserción El Cerezo de Alicante y de la Fundación TRINIJOVE de  Barcelona. Necesitamos estudios de ese alcance para tratar de iluminar el camino para aumentar la empleabilidad de nuestros jóvenes.

¿Crees que  el desempleo juvenil tiene solución en España? 

La nueva estrategia de responsabilidad social de las empresas y de sostenibilidad 2011-2014 de la Comisión Europea

La Comisión Europea ha lanzado en fecha 25.10.2011 su nueva estrategia de responsabilidad social de las empresas que simplifica enormemente el concepto de RSE y lo conecta con la responsabilidad de las empresas ante los impactos que  generan sus actuaciones ante la sociedad. La estrategia de la Comisión Europea sobre la RSE enfatiza en la compatibilidad de la creación de valor para los accionistas con la creación de riqueza para otros grupos de interés incluida la sociedad. Además, se ha planificado un programa de acción con distintas áreas, entre otras, la compra pública responsable, el consumo responsable, la inversión socialmente responsable o los derechos humanos.

La Comisión Europea mantiene la apuesta por la voluntariedad de la RSE pero da un paso más con el impulso  los procesos de auto y co-regulación de modo que se puedan activar códigos de buenas prácticas de RSE en distintos sectores.

La nueva estrategia comunitaria vincula la RSE de las empresas con el proceso de creación y mantenimiento de empleo y prevención de su destrucción y se asocia al crecimiento inclusivo, integrador e inteligente ya lanzado con la estrategia de la Comisión Europea 2020. De particular importancia son los vínculos de esta estrategia de RSE con la iniciativa de Innovación Social lanzada en marzo de 2011 y que pone el foco en el sector de la economía social (más de 14 millones de empleos europeos) y en el sector de ONGs (más de 40 millones de empleos europeos) y con la iniciativa SBI (“Social Business Initiative”) que incentiva la aplicación de condiciones de trabajo en las cadenas de suministro.

La estrategia reconoce el avance pese a la crisis económica de la RSE en el mundo empresarial y se apoya en datos estadísticos con el incremento del número de empresas que han suscrito el Pacto Mundial de Naciones Unidas (que aumenta desde 600 en 2006 a 1900 en 2011), el numero de organizaciones que han accedido al sistema EMAS (que aumenta de 3300 en 2006 a 4600 en 2011),  la ampliación de la red de empresas que han suscrito la iniciativa SBI (que aumenta de 69 en 2007 a 700 en 2011) o en el número de empresas que publican informes de sostenibilidad según GRI (que también asciende de 270 en 2006 a 850 en 2011).

A pesar de estos progresos, algunas multinacionales europeas han sido acusadas en los últimos años de incumplimiento de las normas internacionales de derechos humanos en los países de operación y solo 15 de los 27 países han desarrollados políticas nacionales sobre derechos humanos de aplicación a las empresas en las relaciones comerciales con países terceros. Además, el vinculo entre responsabilidad social y empleo no parece que haya sido especialmente notorio en muchos de los procesos de reestructuración empresarial que han acontecido en Europa en los últimos meses.

¿Crees acertada la nueva estrategia europea de responsabilidad social de las empresas?

La sostenibilidad presupuestaria de las cuentas públicas: ¡Que viene el lobo!

Un estudio encargado por la consultora KPMG a Lighthouse Global, una firma especializada en la realización de estudios de mercado sobre la práctica global del sector público, tras entrevistas realizadas a 124 directivos y responsables de la toma de decisiones en seis países (Australia, Canadá, Alemania, Países Bajos, Reino Unido y Estados Unidos) y en múltiples áreas desde educación hasta defensa viene a señalar la necesidad en casi todos los países y regiones del mundo a ahorrar dinero urgentemente. ¡El lobo viene de verdad!.

Imagen cedida por Urdaci Comunicacion

Los  gobiernos de muchos países del mundo están condicionados (lo que es muy visible para el caso de España) por la dictadura de los mercados financieros y el peso de la deuda pública y el abono de intereses y ese tipo de presiones financieras no pueden abordarse con los tradicionales programas públicos de eficiencia. Algunos países están poniendo en marcha los centros de servicios compartidos en el sector público y, en otros casos, están elaborando nuevos programas de priorización del gasto público para concentrar los recortes en servicios públicos menos esenciales para la comunidad. Los presupuestos públicos se mantienen estáticos o se reducen y las presiones económicas sobre el sector público probablemente aumentarán en 2012 y 2013. El sector público se va a ver abocado a responsabilizarse de todo gasto que realice (por pequeño que sea) y deberá analizar detenidamente dónde gasta el dinero y con qué prioridades. Esas presiones colocarán a los Gobiernos en la necesidad de ser más eficientes y, en su caso, a abrir debates sobre su adecuado dimensionamiento. En último término, se podría llegar a redefinir la función del estado y a buscar nuevos equilibrios en lo que puede satisfacer el mercado y lo que irreductiblemente tiene que ser proporcionado por el Estado.

El sector público en España no es ajeno a este debate. Algunas Comunidades Autónomas y Ayuntamientos ya están elaborando nuevas estrategias de concentración y fusión de departamentos y unidades y de reducción importante de gastos corrientes y de personal. En el caso español la situación financiera se agrava por el agujero de las cuentas públicas y por la asimetría del déficit en las Comunidades Autónomas que en algunas es muy elevado y viene condicionando el pago a proveedores y algunos servicios públicos. El objetivo de déficit del 6% del PIB comprometido para 2011 para el conjunto de las Administraciones Públicas parece ya en el último trimestre del año de difícil cumplimiento y más incierto es el cumplimiento del límite del 3% en 2014 impuesto por las autoridades comunitarias.

Para muestra un botón: en un reciente programa de liderazgo y gestión estratégica de IESE Business School, celebrado hace unos días, los asistentes ya se interesaban por cómo afrontar posibles programas de cambio y de priorización del gasto público en Consejerías de Comunidades Autónomas o Ayuntamientos. Quizás este nuevo escenario pueda ser también una oportunidad para iluminar el camino de un sector público más eficiente y sostenible.